La empatía emocional

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La empatía emocional

Mensaje  Admin el Jue Mayo 21, 2009 4:42 am

Un estudio científico reciente ha comprobado que los seres humanos poseemos unas neuronas especiales que nos permiten experimentar empatía emocional; se llaman espejo, justamente por la capacidad de reflejar las emociones que otros cerebros sienten. Esto explica, por ejemplo, el hecho de que cuando en una sala donde hay varios bebés uno comienza a llorar, otros lo imiten, o que cuando alguien se ruboriza, otro también lo haga. Sin esta capacidad de transmitir nuestras emociones de manera involuntaria, inconsciente, la comunicación entre los seres humanos sería mucho más difícil. La empatía nos acerca, nos hace vivir más unidos a los otros. Estas neuronas espejo son las que nos permiten ponernos en el lugar del otro o de la otra, y compartir sus sentimientos. Posiblemente el saber popular lo había observado desde muy antiguo, pero es la primera vez que los científicos que estudian el cerebro pueden aislar y comparar estas neuronas. Me he preguntado muchas veces si no es esta facultad empática la que ha permitido a nuestra especie sobrevivir, a pesar de la agresividad, el mal y el egoísmo. La empatía estaría en el polo opuesto del egoísmo.

Hace pocos días, la prensa registraba el intento de salvar a un hombre cuyo vehículo había derrapado; lo hizo un montañero que escuchó su llamada de auxilio y que arriesgó su vida para salvar la del conductor que desgraciadamente falleció. La noticia venía en todos los periódicos, mezclada con estafas, atentados, violencia doméstica, fútbol y política nacionalista, pero estoy segura de que fue la más emotiva de todas. Es raro, aparentemente, encontrar a alguien dispuesto a arriesgar su vida para salvar la de un desconocido. Sin embargo, estoy convencida de que si hemos sobrevivido como especie es porque mucha gente siente empatía y ayuda a los otros, porque comprende su dolor o su sufrimiento.La psicopatía (trastorno psicológico y de la afectividad mucho más frecuente entre hombres que entre mujeres) consiste, precisamente, en la imposibilidad o en la negativa a ponerse en el lugar del otro o de la otra. Es uno de los rasgos más comunes entre los que practican la violencia de género. La mayoría de las terapias chocan con la dificultad de ciertos hombres para colocarse en el lugar de la víctima. Es más: aún aquellos hombres que no la practican, sospechan que las mujeres que la padecen colaboran psicológicamente para que se produzca; hablan del goce de ellas, en lugar de hablar del goce del torturador. Es como si interpretáramos que los judíos de los campos de concentración no se suicidaron porque gozaban -es decir, participaban- de la encerrona.

La sociedad del rendimiento -así la llama el psicoanalista Igor Caruso- nos educa para la rivalidad, la falta de solidaridad, la explotación, el arribismo y el egoísmo. Porque la sociedad se puede cambiar. Y ahora que somos por fin, para muchos, una nación, la nación catalana, me gustará mucho ver cuáles son los valores y virtudes de esta sociedad, qué la distingue de otras.Porque cuando uno se quiere diferenciar, siempre es para mejor, nadie quiere diferenciarse para peor.
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 15/05/2009

Ver perfil de usuario http://special.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.